jueves, 24 de diciembre de 2009

¡¡Hagamos estallar sus religiones!!

La religión parte de la base del desarrollo de la razón en el ser humano primitivo y en las ganas de entender la realidad que ante él se presentaba. De buscar y dar una respuestas a esas incógnitas que no podía entender. Todas las sociedades han tenido en la religión, su eje de funcionamiento en el cual se han basado sus decisiones políticas, sociales y económicas.

El cristianismo fue una de las principales causas de la caída de Roma y la que ha sentido la necesidad de ser el heredero de este imperio llevando políticas de unificación en la sociedad feudal, políticas expansionistas y de control de las rutas comerciales con Oriente, sembrando la destrucción de civilizaciones avanzadas produciendo miles de matanzas, asesinatos y saqueos para llevar la siniestra luz de Dios a las personas sometidos e iluminar con ella los corazones de pueblos condenados a la miseria y al fanatismo.

La idealizada simbología que usa la iglesia católica y el cristianismo en general expresa el martirio, el sufrimiento y el sacrificio de su dios, que según los evangelios es ese al que llaman Iesus o Jesús. Este es hijo o la representación del mismo Dios en la Tierra, otra de tantas contradicciones que el libro sagrado de los cristianos plantea. Usan rituales siniestros basados en simular comer carne y sangre humana de su dios crucificado y asesinado brutalmente por defender supuestamente la fraternidad entre los desheredados, la obediencia ejemplar a su Dios y las doctrinas teológicas sacadas de las imaginaciones más perversas. El crucifijo es solo una imagen grotesca que busca implantar el temor y asimilar su moral haciendo de cada persona un ser sumiso y atemorizado de esta decadente figura. Si no eres fiel a el y a la institución eclesiástica, te espera el infierno y las más horribles torturas y vejaciones eternamente. La religión católica y todas las variantes y reformas que el poder y las controversias entre reyes y papas crearon, han seguido planteando en el ser humano y al pueblo concretamente la sumisión a su poder, la negación del desarrollo del individuo y la anulación en el desarrollo intelectual y científico.

Las religiones están basadas en cuento, leyendas y fantasías teológicas inventadas sin ningún tipo de rigor ni de documentación. ¿Nos tenemos que creer porque sí las absurdas y estúpidas historias como la de Adan y Eva, el Nirvana, la creación del mundo en 7 días, o las visiones simbólicas y catastrofistas del Apocalipsis o el Ragnarok? No tienen fundamento científico y están fuera de toda realidad, manteniendo al pueblo en la absoluta ignorancia. Con todo ello intentan dar respuestas absurdas a situaciones y realidades que más tarde y gracias a la ilustración, al humanismo y al desarrollo científico de las personas, se han podido rebatir. Un claro ejemplo en la defensa por parte de la iglesia cristiana de que la tierra es plana. Hasta que se demostró lo contrario y se evidencio, mucha gente murió a través de las herramientas de la iglesia piadosa y benevolente, como la inquisición, encargada de torturar y ejecutar salvajemente a todos aquellos que no comulgaban con el dogma de fe de la iglesia católica y del poder.

Se suele decir que a lo largo de la historia, el cristianismo es el culpable de fanatizar otras religiones como la Islamica, cuyos seguidores al principio basaban sus esfuerzos en el desarrollo del conocimiento y en el progreso de su civilización. Esto es uno de tantos factores que demuestra que el hecho de que exista cualquier doctrina dogmática, hace que las personas enloquezcan y se fanaticen, abandonando el cultivo de las artes y las ciencias por el de las armas y la sangre. No pasa esto con el budismo, religión en la cual basa su moral en la ausencia del hedonismo para alcanzar su fase superior, además de la ausencia de estamentos. Pero si implica la anulación absoluta del ser humano y el aislamiento del mismo de la sociedad, ya que la fe ciega solo es reflejo de no querer ver ni comprender la realidad.

La religión es y será un instrumento controlado por los poderosos y los dirigentes que constantemente renuevan y reinventan la figura de su Dios. Su educación religiosa y dogmática a la que somos sometidos desde pequeños y las costumbres culturales ligadas a la religión por años de sometimiento a su dictadura hace que las personas aceptan la religión como algo que les envuelve, que es parte de su vida, de la sociedad y de la cultura, aceptando también los ritos que les envuelven desde pequeños en todas las circunstancias de su vida. Esta situación hace del individuo un ser decadente, inyectándole una moral que anula su desarrollo como persona única, domina sus instintos y recorta el desarrollo de la razón sustituyéndolo por cuentos absurdos e ideas de majaras. Además propone una organización colectiva basada en la familia patriarcal, autoritaria y machista como pilar y base fundamental de la sociedad y en la caridad con los desfavorecidos, justificando la pobreza como causa natural que viene de la voluntad de Dios y de nuestros errores como seres humanos.

Nosotros como anarquistas proponemos la educación como forma de desarrollo del individuo único en base a la razón y la ciencia. Desarrollamos y trabajamos en la organización horizontal y federalista, sin clases ni dirigentes respetando a todos/as nuestros/as iguales y compartiendo todo lo producido y conquistado, promoviendo una sociedad sin riquezas, sin clases sociales, sin vaticanos, sin sinagogas, sin mezquitas, sin templos, sin figuras tétricas, sin miedos y sin libros llenos de verborreas mentales que solo infunden el temor y el fanatismo a la humanidad cegándola y llevándola a una locura colectiva.

Arrebatemos todas las riquezas que esas cucarachas robaron al pueblo. Dios vive dentro de nosotros porque es una mala invención que nos introducen desde pequeños, que mantenemos y se alimenta de nuestro miedo y nuestros males. Dios, Yavhé, Alá, Buda, Trimurti etc, dejaran de existir cuando les fusilemos y empecemos a creer en nosotros mismos, en la evolución de la razón y en el ser humano.


¡¡¡Hagamos estallar sus religiones!!!




1 comentario:

Enrique Carrera dijo...

El nacimiento de la religión cristiana tal y como la conocemos tiene su origen en el Concilio de Nicea, en el año 324 d.c. Allí, el emperador Constantido "diseño" una religión, con el fin de convertir y controlar su imperio.
Según la tradición, los obispos allí encerrados, empezaron a rezar. Entonces el espíritu santo, en forma de paloma, atravesó la vidriera sin romperla y se posó, uno a uno, en los hombros de los ovispos, diciéndoles cuales de los más de 100 evangelios, fueron escritos por inspiración divina, quedándose con los 4 que están en la Biblia.
Pero están tan bien inspirados, que "San Juan", pone el nacimiento de Cristo durante el censo de Quirino, y posteriomente pone a Herodes a buscarlo para matarlo. Curioso, teniendo en cuenta que Herodes murió en el año 4 a.c y el censo de Quirino se hizo en el año 6 d.c. ¡¡¡ LOS MUY CAPULLOS NI SE HAN DOCUMENTADO PARA ESCRIBIR SUS MENTIRAS!!!
Educación y pensamiento crítico.
Un saludo.