jueves, 16 de septiembre de 2010

Ante la reforma laboral

La reforma laboral ya se ha aprobado. El capitalismo ha sabido aprovechar bien su "crisis" y ha dado un nuevo varapalo a los derechos de la clase trabajadora. Lo políticos, los sindicatos de representación, los medios de comunicación, todos ellos han cumplido satisfactoriamente su papel y pronto obtendrán sus beneficios.

Una vez más vemos como se recortan los derechos laborales y, en este caso, nos afecta especialmente, una vez más, a la juventud. No se trata sólo de las medidas específicas que nos tocan de lleno: como el fomento de la contratación para la formación o la extensión de sectores a los que podrán prestar servicios los trabajadores de ETT; sino además de que se van a empezar a aplicar una serie de medidas que se consolidarán durante los próximos años. Estas medidas van encaminadas a dar una gran versatilidad a las empresas a la hora de librarse de trabajadores a precios irrisorios en períodos de escaso, o incluso previsible o supuesto escaso, beneficio económico.

De este modo, es lamentable comprobar el intento de los sindicatos de representación y de los políticos de "izquierda" de lavarse la cara. Por un lado, los sindicatos anuncian un paro, que no huelga, frente a una reforma que meses atrás estaban prácticamente firmando. Por el otro lado, los políticos "socialistas" se intentan justificar en base a la "situación económica" o en base a mandatos de la Unión Europea, cuando, una vez más, han demostrado que en esto de la política y del delegacionismo el color nunca importó.

No se trata de elegir una u otra opción política, tampoco de intentarhacer un poco más llevadera la explotación del hombre por el hombre. Se trata de comenzar a organizarnos nosotros mismos, para decidir nosotros qué es lo que queremos y cómo conseguirlo; se trata de acabar con el trabajo asalariado, al servicio y deseo de otros, para crear el trabajo útil, la actividad que, en colaboración con nuestros iguales, satisface nuestras necesidades materiales.

Por la Revolución Social. Por la Anarquía.

Federación Ibérica de Juventudes Anarquistas