jueves, 28 de julio de 2011

¿IDONEIDAD DE INTERNET COMO SOPORTE DE LA PRENSA ANARQUISTA?

Texto en respuesta al artículo publicado por el Grupo Los Incendiadores en diferentes medios de contrainformación.
Sirva el presente artículo como la aportación de una serie de puntualizaciones y aportaciones que al conjunto de nuestro Grupo nos parece oportuno añadir al texto ”Los medios de comunicación y el anarquismo”1 de los compañeros del Grupo Los Incendiadores.
En primer lugar reconocer las buenas intenciones de los compañeros al sacar a luz un debate tan importante como la difusión de la prensa libertaria y las mejores formas de hacer llegar nuestro mensaje al conjunto de la Clase Trabajadora. Compartimos plenamente el análisis realizado sobre los mass media y la imposibilidad de servirnos de éstos para conectar con la sociedad por las razones argumentadas en el artículo al que hacemos mención anteriormente.
Sin embargo, no podemos evitar expresar nuestro desacuerdo a partir del párrafo en el que se propone internet como medio idóneo para dar a conocer los análisis y realidades del movimiento anarquista. Es ahí donde pretendemos realizar algunas puntualizaciones y contraargumentos a los expuestos por los compañeros.
En primer lugar, creemos que los compañeros parten de una falsa premisa: que internet es un medio “neutral”. Nos explicamos; muchas veces desde el amplio abanico del movimiento anarquista y anti-sistema en general se cae en el tremendo error de considerar la tecnología como algo neutral y exento de la ideología de la clase dominante. Las nuevas tecnologías representan un perfeccionamiento de las formas de dominación ejercida por parte de la clase gobernante. A través de ella se nos hace cada vez más dependientes de la misma y se nos imponen nuevas y falsas necesidades mediante las cuales debemos renunciar a la consiguiente cuota de autonomía y libertad. Esto conlleva la imposición del modelo de dominación de la presente fase del capitalismo post-industrial imperante en la actualidad: velocidad, apariencia y el tránsito constante mercancía (todo se mercantiliza). Así pues, necesitamos de vehículos que nos lleven rápidos y prestos a nuestros puestos de trabajo, nuestro ocio se mercantiliza reduciéndolo a una actividad de consumo, nuestro bienestar depende de tener el último adelanto técnico que nos permita tener más tiempo para poder consumir, se construyen grandes autovías y redes de tren de alta velocidad para el tránsito del comercio y ejecutivos... Todo esto sin olvidar la represión y recorte de libertades que ofrecen las nuevas tecnologías mediante la informatización de toda clase de datos sobre nuestras vidas o el desarrollo de modernos sistemas de videovigilancia.
Internet no es ajeno a esa forma de control y modelo de nuestras sociedadades. Uno de los efectos de las sociedades modernas en las que nos desarrollamos es la masificación del individuo, es decir, nos encontramos ante individuos que conviven en grandes masas de población pero aislados los unos de los otros, completamente atomizados. La clase burguesa ha logrado disolver los vínculos de clase que hacían un ente compacto a la clase obrera, promoviendo así la reinante paz social. Las nuevas tecnologías e internet en concreto, han logrado que, lejos de existir “redes” de conexión entre las personas que fortalezcan la comunicación, los individuos superficialicen sus relaciones, frías y estériles de toda transmisión real de experiencias. En internet han surgido las mal denominadas “redes sociales” que han contribuido a mercantilizar el contacto entre las personas, donde no se establece una comunicación real, sino una especie de burda imitación de la misma, superflua y cuantitativa.
Una sociedad en la cual la información puede determinar donde realizar inversiones multimillonarias convierte entonces a dicha información en objeto de poder. Internet ha otorgado mayor fluidez y facilitado el tránsito de la información-mercancía, suponiendo una cuantiosa fuente de ingresos para la clase burguesa. Por otro lado cabría mencionar las abultadas ganancias que los capitalistas obtienen gracias a los nuevos mercados “descubiertos” con las nuevas telecomunicaciones y las respectivas infraestructuras, instalaciones, satélites, venta de productos derivados y cuotas por su contratación, muchas veces financiados por los Estados.
Dicho todo esto, ¿dónde encaja la utilización de internet por parte de los anarquistas y otros grupos anticapitalistas? Es una evidencia que internet puede facilitar mucho las cosas para transmitir información, encontrar documentos que sirvan para nuestra formación y también para que personas ajenas a la militancia libertaria entre en contacto por primera vez con las ideas ácratas, pero para nada debe convertirse en el principal vehículo de comunicación por parte del Movimiento Libertario y la sociedad. Internet, a través de la contrainformación (independientemente de la línea editorial de cada portal), reproduce muchos de los males de los mass media, tales como la sobreinformación y la consiguiente saturación, que conlleva la falta de análisis autocríticos y de reflexión sobre el propio movimiento y/o su constancia y relevancia en el tiempo. Además, hay que añadirle la falsa visión que en numerosas ocasiones se transmite sobre el movimiento dando lugar a equivocadas interpretaciones sobre las fuerzas reales. Todo esto y otras tendencias erróneas en las que caemos a la hora de utilizar internet y la contrainformación quedan bien expuestas a nuestro juicio en el artículo “El que se mueve no sale en la foto”2 publicado en el Ruptura nº 5 así que no vamos a extendernos más.

Cuando acertadamente los anarquistas afirmamos “La lucha está en la calle” expresamos que el conflicto auténtico que pretenda transformar el sistema debe ser un movimiento alejado de parlamentos y demás órganos representativos, optando por realizar nuestra lucha en los tajos, los centros de estudio, barrios y pueblos. ¿Acaso nuestras publicaciones no deberían entonces tener presencia allí donde queramos desarrollar nuestras luchas? La presencia real en las calles se hace con la propaganda en las calles, internet debe actuar como soporte de esa lucha, como complemento u opción secundaria para tener acceso a los diversos materiales editados.

Además de los problemas anteriormente citados, en el texto de Los Incendiadores se asegura la facilidad del acceso a internet, algo que resulta relativo. Por muchas facilidades que se den para tener acceso a la red y las cada vez más abundantes zonas de acceso gratuito a internet, no todos los trabajadores y estudiantes tienen las mismas facilidades de acceso. A muchos trabajadores el capitalismo les somete a duras y precarias condiciones de vida y desconocen si van a poder comer caliente a lo largo del mes, luego el acceso a internet para ellos es poco menos que un lujo. No podemos despreciar a las personas que se encuentran en condiciones de vida extremadamente duras (que por desgracia cada día son más) e impedirles el acceso a nuestras publicaciones.
Finalizando ya, cabría añadir las facilidades que el medio web otorga al Estado para ejercer la censura en caso de necesidad, como ya ocurre en algunas ocasiones; el anonimato y los riesgos que esto acarrea; el riesgo de caer en la “cibermilitancia” olvidándonos de que la lucha real está en las calles... Nuevamente hacemos mención a otro artículo que creemos muestra la problemática de la lucha en internet, “¿Lucha? en internet”3 publicado en El Fuelle nº 3, para no alargar más el texto.
No queremos decir con el análisis realizado que internet sea zona vetada para la propaganda anarquista y para subir nuestras publicaciones, de hecho, nuestro grupo tiene un blog y este texto pretende ser difundido por las diversas páginas de contrainformación, sino hacer hincapié en el error que supone hacer internet nuestro medio de difusión por excelencia.
Somos conscientes de la dificultad que supone llevar una publicación libertaria en papel tal y como los compañeros explican por motivos materiales, económicos y humanos pero creemos que deberíamos fortalecer y solucionar las carencias de la prensa libertaria (que desgraciadamente son muchas) en vez de desviar nuestros esfuerzos al mantenimiento de un periódico digital. En el artículo de los compañeros, se dan algunas pinceladas de un proyecto de publicación on-line que nos resulta perfectamente viable para llevarlo a lo práctica en papel. Son desde luego unas buenas indicaciones para hacer de una publicación anarquista una herramienta útil y eficiente que sirva al movimiento para establecer lazos de contactos con la sociedad y a la vez que sirva como lugar para el debate, la autocrítica, el análisis del propio movimiento y la formación de la militancia libertaria. Animamos a los compañeros a llevarla a cabo allí donde deseen, ya sea en una nueva publicación o reforzando las ya existentes. Es una ardua tarea y desde luego con las actuales fuerzas no puede esperarse una publicación masiva, pero al fin y al cabo tenemos que asumir las condiciones en las que nos movemos y sacar de ahí una base de trabajo real en miras de un aumento cualitativo del movimiento anarquista del cual, a base de trabajo y esfuerzo militante enfocados estratégicamente, ser capaces de aumentar cuantitativamente nuestras fuerzas.
En unas palabras finales, nos parece un interesantísimo debate el abierto por los compañeros, del que para nada todo esta dicho y del que seguro nos dejamos muchas cosas en el tintero, pero desde luego para nosotros internet debe servir como soporte de la actividad propagandística y de lucha en las calles y no al revés.
Grupo Bandera Negra, adherido a la Federación Ibérica de Juventudes Anarquistas
2http://gruporuptura.wordpress.com/2011/02/19/el-que-se-mueve-no-sale-en-la-foto/
3
http://www.nodo50.org/juventudesanarquistas/images/pdf/el-fuelle/el-fuelle-3.pdf