martes, 26 de mayo de 2009

Abstención Activa en las Elecciones Europeas

La Europa del progreso, la Europa del bienestar, la Europa del conocimiento, la Europa de las oportunidades, la Europa de la felicidad. La Europa unida y fuerte. Ya no estamos en la Europa de Julio César, la Europa de Carlomagno, la Europa de Barbarroja o la de Carlos V o la de Napoleón. Los tiempos han cambiado, pero la concepción de una Europa unificada sigue siendo vigente, con unas raíces políticas y religiosas históricas muy potentes. El orden económico actual reclama una Europa unida en unas bases económicas, las cuales son imperantes en el mundo en que vivimos. Se necesita una Europa unida ya no solo social o políticamente, sino una potencia económica y productora cuya producción y beneficios sean capaces de competir con otras superpotencias mundiales como los EEUU de América o el Dragón Asiático Chino.

Los países de la UE, para construir esta Europa que los poderes económicos reclaman, para competir contra el resto de las potencias, están llevando a cabo políticas, las cuales están enfocadas a transformar la educación y el mundo laboral para adaptarlo a las nuevas exigencias del mercado. Estas reformas que se están llevando a cabo poco a poco están produciendo un recorte brutal en los derechos de los/as trabajadores/as de este continente. Algunas de ellas son:

· En temática laboral, los ministros de Trabajo de la UE aprobaron el decreto para instaurar la jornada laboral de 65 horas, significando esto un gravísimo atentado contra los derechos laborales de los/as trabajadores/as que fueron conquistados hace poco más de un siglo por el movimiento obrero, el cual estaba sumido en la miseria con eternas jornadas laborales, sin acceso a la educación o la cultura, y con míseros salarios. Actualmente la Comisión Europea esta estudiando la reducción de la jornada a 35 horas con la reducción de salario, mientras va aumentando la carestía de la vida constantemente. Aún así, los partidos políticos más influyentes apuestan por aumentar la jornada laboral a 48 horas.
Las deslocalizaciones son producto de las desigualdades económicas entre los países de Europa. Las grandes empresas trasladan su producción a los nuevos países en vías de desarrollo, debido al bajo precio del suelo y de las presiones fiscales. Además aprovechan el bajo coste de la mano de obra cualificada y los recortes de derechos laborales y sociales que sufren los/as trabajadores/as de los países a donde van a parar las industrias que funcionan actualmente en el estado.

· El EEES (Plan Bolonia), abarca muchos más países de Europa. Pretende llevar a cabo una progresiva mercantilización de la Universidad, introduciendo las empresas en aquellos aspectos de la misma donde puede obtener un beneficio. Así mismo, las empresas pueden controlar la formación de los universitarios a través de órganos como los Consejos Sociales, lo que conlleva a que se conviertan en personas adiestradas, menos cualificadas y más subordinadas a los intereses de la patronal, sin ningún tipo de objetividad ni de ética, debido a la valoración de subjetividades tales como la capacidad de liderazgo o de trabajo en grupo. Además, se verá aumentado el coste de la misma, sobre a todo a partir del segundo ciclo, volviéndose a convertir en una universidad elitista, al alcance de los/as más ricos/as. Por si esto fuera poco se anulará la capacidad de compaginar estudios y trabajo, al menos en 4 años, pues la jornada de estudio será de 40 horas semanales. También se suprimirán muchas becas dando préstamos promocionados por bancos a los/as estudiantes, hipotecándolos/as para años. Bolonia también supondrá un atentado contra les/as trabajadores/as de las universidades, pues se tiende a la subcontratación y externalización de servicios que hoy día ocupan trabajadores/as en puestos fijos. Para paralizar estos atropellos, les/as estudiantes y trabajadores/as universitarios/as o no, hemos optado por la vía del asamblearismo, el federalismo, el apoyo mutuo y la acción directa, sin intermediarios/as, para presionar a los órganos de poder: decanatos, rectorados y Gobierno, llegando a conseguir, de momento, que se echen atrás en materias como las becas.



La insostenibilidad del sistema capitalista ha vuelto a provocar otra grave crisis económica, la cual la estamos pagando los/as trabajadores/as. Expedientes de Regulación de Empleo, inyección de capital público a los bancos para evitar la insolvencia de los mismos y más de 4 millones de parades. Estas son las consecuencias que les trabajadores tenemos que soportar y pagar por un sistema económico desigualitario y totalmente injusto.

Ante este grave panorama político, social y económico, les politiquilles volverán a salir en sus mítines, a prometernos que nos salvaran la vida (como dicen siempre). Prometerán derechos sociales a les trabajadores, nos prometerán empleo y todo aquello que siempre prometen y luego nunca cumplen. Por todo esto, nosotros/as apoyamos la abstención activa en estas elecciones, para no reconocer el parlamentarismo europeo ni a la puerca política. Nosotros/as apostamos fuerte por el anarcosindicalismo y la autoorganización de los/as trabajadores y estudiantes, fuera de partidos políticos y sindicatos subvencionados. La mejor herramienta para la defensa de las agresiones del capital y sus políticos/as, para la conquista de los derechos que nos corresponden; además de ser la única herramienta valida para transformar la sociedad desde la base, para lograr un mundo igualitario, en el cual no haya explotación, ni competitividad, ni clases sociales, ni gobiernos. Una herramienta construida a través del asamblearismo para que todos/as tengamos igual voz y voto en la toma de decisiones; construida a través de la libre federación; utilizando como armas la solidaridad, el apoyo mutuo entre iguales que somos y la acción directa, sin intermediarios/as entre les trabajadores/as y sus enemiguos/as de clase.

CONTRA EL DELEGACIONISMO POLÍTICO, ABSTENCIÓN ACTIVA Y AUTOORGANIZACIÓN OBRERA