lunes, 31 de octubre de 2011

¡Cuidado, hablan los violentos!


"La publicidad nos hace desear coches y ropas. Tenemos empleos que odiamos para comprar mierdas que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia... desarraigados y sin objetivos... no hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión... nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión... es nuestra vida."
El club de la lucha (1999)


Un policía que golpea a un manifestante, un banquero que se aprovecha de las necesidades vitales de un trabajador, una empresa que saquea los recursos ecológicos de grandes tierras verdes, mientras sus empleados siguen en la inopia de un trabajo asalariado, un político que se aprovecha de la ignorancia de un votante... nacen, trabajan, votan, consumen y mueren... La violencia esta mas que sistematizada. La legalidad solo son los muros en los que tenemos libertad de movimiento para poder manifestar nuestra indignación sin hacer daño al sistema. Un pasacalles donde dirigentes del movimiento solo nos dice que les votemos, que ellos son la esperanza... al igual que el PSOE lo era en la transición, al igual que nuestros queridos sindicatos subvencionados... No creemos en la delegación, es el cáncer de esta sociedad. No creemos en la paz social, mientras haya injusticia...

¿Por qué tendríamos que estar en paz? ¿Por qué si ves un local de un banco que se llevo la casa de algún conocido tuyo, tenemos que reprimir las ganas de lanzarle una piedra? ¿Por qué quedamos mal ante los medios de comunicación? ¿Los mismos que manipulan las noticias a favor del sistema, nos mienten y solo sacan lo que les conviene?

Nada se ha conseguido mediante el dialogo, es lo que tiene la autoridad... no aceptan a razones, solo entienden su idioma, en este caso el del dinero. Que no te engañe la prensa, no hay organización mas terrorista que la del mismo Estado. Entendamos por terrorismo, aquella acción que lleva una organización o institución que utiliza el terror para coaccionar a la población. Habiéndonos planteado esto... ¿Acaso no acatamos las normas en el trabajo por miedo al despido? Porque no es solo un despido, es no tener dinero para pagar la casa o comprar comida... ¿y si no pagamos la casa por sus altísimos precios? Tenemos miedo de que un día entre la policía a desahuciarnos, ¿y robar en un supermercado donde al año tienen millones de beneficios a costa de la explotación? Podrían detenernos y llevarnos para comisaria... tenemos miedo...

Desde aquí lanzo un mensaje: no tengamos miedo a romper la ley, pues lo moral no suele ser lo legal. Nosotros nos hemos alejado de su mundo de televisión, drogas, consumo y sobre todo de sus urnas.

Aprendamos que el enemigo no es más que quien está arriba, ordenándonos agachar la cabeza, como las grandes multinacionales; los defensores son los partidos políticos como el PSOE o el PP, y sus falsos críticos todos estos sindicatos burócratas como CCOO y UGT.

Hay una frase que dice: Solo hay un sentimiento mayor que el amor a la libertad, y es el odio a quien te la quita.

Por un mundo basado en el amor, y no el dinero: ¡viva la anarquía!


Juventudes Anarquistas de Alicante
http://www.nodo50.org/juventudesanarquistas/ - indivrebelde@gmail.com